Ciudad de Huarochiri, Peru  

"Huarochirí en Texas, USA"

 
Click para navegar => | Página Principal | Quiénes somos | Arhtusa Marcha | Reseña Histórica | Huarochirí | Atracciones Turísticas | Publicaciones | Galería |
Actualizado: Mayo 2017.   
 
 
Paracas tiene una historia huarochirana
Por Pedro Pablo Inga Huaringa

Paracas tiene una historia huarochirana que comienza con el descubrimiento de la Cultura Paracas por el arqueólogo peruano, Dr. Julio C. Tello. En 1924, cuando textiles finos increíblemente empezaron a aparecer a la venta en el mercado local de Lima, Perú, Tello se interesó por ellos. Además, esto fue en respuesta, por sus defensores, a la enorme cantidad de oro y otros objetos preciosos que han sido saqueados de los sitios en las costas del Perú. Fue también un intento de encontrar estos artefactos antes de que se hubieran desaparecido. Incentivado por todas estos eventos, Tello organiza una expedición científica hacia al valle de Ica. Salió de Lima y en 1925, hizo lo que muchos consideran su descubrimiento más importante: cientos de momias en tumbas de fardos envueltos con los mismos textiles. El valioso objeto más importante de la cultura Paracas, que conocemos, fue también recogido, son los famosos cuchillos Tumi, especialmente utilizados para la decapitación.

Este hombre nacido en Huarochirí, que ha tenido la capacidad para descubrir algo importante, sobre todo su trabajo científico donde la historia no puede ignorarlo. A la luz de este descubrimiento, Tello siempre tuvo claro que la arqueología, una ciencia con el cual se exploró el cementerio de esta civilización en la península de Paracas y en la región del Cerro Colorado al sur de Pisco. Tello vio con claridad que este descubrimiento de 429 fardos funerarios que contenía importantes personajes momificados, envueltos en finos mantos y rodeado de cerámicas, instrumentos de casa, pieles de animales y alimentos fue la determinación histórica que quedó en Paracas. La arqueología de Tello no los describe, ni los inventa, los descubre. Este hombre huarochirano, que salió de su tierra para consagrarse, obtuvo una experiencia científica más intensa que ha movido el mundo peruano. Con Tello, la arqueología en el Perú comenzó evolucionar adquiriendo una fuente de información científica para el descubrimiento y la protección de estos hermosos lugares. También aporta una buena fuente de información con potencial para comprender el pasado. Tello aportó importante información científica e ideas acerca de cómo la vida de hoy podría relacionarse con la vida de nuestros antepasados.

Haber dicho esto, debo agregar que, Paracas ofrece una belleza natural dentro el departamento de Ica, que por su cercanía al mar, es un balneario en forma de bahía, pero es poco conocido por la mayoría del estadounidense o extranjero en general, a pesar de ser un destino con muchas atracciones naturales. Como parte de Ica ofrece un sabor peruano, que solo toma alrededor de 3 horas de viaje de Lima. El clima es generalmente templado todo el año, lo que anima a los amantes de la naturaleza para salir y disfrutar de las  montañas modestas con vientos de arena, las playas de las costas marítimas de la bahía y de la reserva nacional para las aves migratorias. Los visitantes ya en Paracas pueden observar la gran diversidad de fauna marina existente en esta zona.

Durante nuestra visita en 2003, llegamos a la bahía de Paracas como a 11 de la mañana, luego nos trasladamos al hotel ubicado cerca el mar. Nos alojamos en el Hotel Paracas por 3 noches. El costo es un poco caro, sin duda de un hotel de lujo, pero bastante placentero. El paquete incluye  tres noches con desayuno diario, con un buen servicio, muy bien diseñado, con  limpieza por la mañana y por la noche, el personal es amable. Desde el hotel se puede admirar la costa que es la preferida durante el verano por el visitante, como fue la preferida del imperio de los Incas. La abundante vida que existe en la bahía de Paracas hace posible que el visitante, además de visitar la Reserva Nacional de Paracas, puede visitar las cavernas, el Museo de Sitio Julio C. Tello, y las Islas Ballestas de Paracas que están en el Océano Pacifico, próximas a la costa. Cada una de las muchas islas tiene su propio encanto. También se puede tomar excursiones para visitar la ciudad de Ica, Huacachina, y las Líneas de Nazca.

Tour a la Reserva Nacional de Paracas

Esta imagen es forma de una catedral formado de roca causado por la erosión del mar y viento

Catedral formacion de roca

Después de nuestra llegada, el primer día estábamos previstas para hacer frente al reto de las islas Ballestas. Sin embargo, como nuestro boleto era para el tercer día en la mañana, nuestro guía nos llevó directamente al punto visible de la Reserva Nacional de desierto. Paramos en un lugar alto visible directo y cerca al mar, de donde se puede admirar la hermosa roca en forma de catedral, entre las playas Yumaque y Supay. La catedral es una formación rocosa causada por la erosión del mar y el viento. Tiene una forma cóncava que hace recordar a las cúpulas de las catedrales. Luego de tomar unas fotografías, no importa lo que estaba delante de nosotros, bajamos hasta el fondo de la orilla del mar, y durante las próximas horas disfrutamos de un momento inolvidable. En el interior de la catedral parece que viven aves y algunos gatos marinos o chingungos como es conocido por los lugareños. En esta Reserva Nacional constatamos la mejor forma de apreciar este geógrafo es desde el mar y los tours a las Islas Ballestas, siempre pasan y paran algunos minutos para que el turista pueden tomar fotos.

De regreso, el sol del oeste y el aire del mar estaba mucho mejor que en el área árido. Lo importante, en todo caso, es que estamos frente al Museo Sitio Julio C. Tello, que está ubicado cerca del balneario de Paracas, dentro la Reserva Nacional de Paracas, entre los yacimiento arqueológicos de Cerro Colorado y Cabezas Largas, en donde se han encontrado restos humanos con una antigüedad de 6,500 AC. En esta zona también se encontró el primer instrumento musical del Perú. El huarochirano parece poseer un deseo innato de exploración de mundos desconocidos.

Visita al Museo Julio C. Tello en Paracas

Una vista del Museo del arqueologo Julio C. Tello en Paracas, Ica.

Huarochiri, Peru

Ahora bien, la realidad es que estos lugares fueron excavados por el huarochirano Dr. Julio C. Tello, que dentro su dirección científica han encontrado objetos que el Museo alberga dicha colección provenientes de más de 110 sitios arqueológicos. El Museo es de pequeño tamaño, pero posee una interesante exposición del proceso evolutivo de la Cultura de Paracas, como cerámicas, tejidos, herramientas, y reproducciones de su vida cotidiana. Los restos encontrados muestran un estilo de vida, básicamente dedicado a la pesca y la recolección de mariscos. También, se encuentran los conocidos y valorados textiles que son clasificados como una importante cultura. El museo se presta para contar la historia de la cultura de Paracas. Visitarlo es un honor como peruanos para que nos unamos en recordar y reflexionar nuestro pasado, y sobre todo para reafirmar el verdadero espíritu del arqueólogo huarochirano Julio C. Tello. Queda en la historia su trabajo, su dedicación científica, y su consagración por siempre en el corazón de nuestro Perú, sino al mundo científico con un valioso aporte en su especialidad haciendo un nuevo camino para que otros hombres descubran por esa senda. Los esfuerzos de Tello fueron fundamentales para el progreso de esta área, porque la historia es una historia de progreso que viaja de un costado a otra

Pase a todo lo que se ha dicho, la verdad es que al visitar el interior de Museo, lo primero que el visitante tiene que hacer es firmar el registro del visitante. Este registro contiene nombre y dirección de visitantes. Mi curiosidad por conocer huarochiranos que han visitado era grande, comencé a revisar este registro, pero desafortunadamente, no encontré ningún nombre huarochirano. Eché un vistazo el registro desde la primera hoja. Seguimos nuestra visita del museo donde presenta una explicativa evolución de la Cultura de Paracas, los cuales también desarrollaron actividades como la pesca, elaboración de textiles y momificación de sus muertos. Además, se puede admirar que la Cultura de Paracas que se caracteriza por las trepanaciones craneales, las cueles se puede observar en momias que se exhiben en este lugar. Este museo lo permite apreciar una gran variedad de piezas cerámicas, tejidos y otro objeto prehispánico hallado en esta zona durante las excavaciones de aquella época.

Así pues, fue el descubrimiento de muchos sitios de los misterios de antigua cultura de Paracas por el arqueólogo peruano Julio C. Tello. En mi memoria lo tengo presente los objetos como genuinos y vitales pintorescos sobre sus elementos claves en sus revolucionarios estudios de la cultura de Paracas. Es desde luego alentador que el pueblo de Paracas lo mantiene este museo en buenas condiciones para conocer un poco más de la historia peruana.

Tour a las Islas Ballestas de Paracas.

Las Islas Ballestas de Paracas al atardecer es donde el sol parece mucho a una bola de fuego que se espera una crepitación de chispas, ya que poco a poco se sumerge en el mar al oeste estas islas que están en el Océano pacifico, próxima a la consta de Perú.

Una foca en las Islas Vallestas, Paracas, Ica

Foto de una foca

En la mañana del segundo día nos acercamos a la bahía de Paracas para hacer el tour de las Islas Ballestas en lancha. Después de verificar nuestro boleto, formamos file para bordar la lancha. El guía con otra persona nos dieron un chaleco salva vida para realizar nuestro tour dentro el mar. Luego la lancha parte lentamente y cuando se acerca a las islas, se puede apreciar la combinación de las fotografías de las rocas que hace un favorito de las islas, gracias a su accidentada belleza natural. Sigue la ruta entre islas de rocas y la abundancia de animales como los pingüinos y sus polluelos, que rápidamente los asociamos con el frio de la Antártica. Los lobos marinos se ven apostados en las playas de rocas que golpean el oleaje cuando luchan ferozmente para mantener la hegemonía de su harén, compuesto normalmente por hembras, según el guía nos ha explicado.

Estas islas, que a través de los siglos de historia hay una fabricación de belleza natural a lo largo del camino de regreso a Paracas. Esto es como un paraíso casi todo el año que se encuentra en el Océano Pacífico justo al oeste en la costa de la bahía de Paracas. No es extraño que muchos limeños prefieran este lugar para pasar sus vacaciones y descansar.

Una variedad de aves en las Islas Vallestas, Paracas, Ica

Foto de Ballestas

La verdad es que esto no es toda la historia huarochirana, solo es lo que nos rodea y lo que podemos ver. La historia profunda de Julio C. Tello se ciñe como un modelo científico, donde sus apuntes diarios, sus escritos científicos y muchos otros documentos quedan archivados en la Universidad Mayor de San Marco y en el Museo de Pueblo Libre en Lima, Perú. Lo cierto es que no tenemos acceso a esos archivos y vivimos inmerecidos a ello, y darnos cuenta de esa verdad de aquellos estudios arqueológicos. Lo primero que conviene hacer si queremos cambiar, es tener acceso a esos documentos para alentar a nuestra juventud huarochirana para que surja otro Tello. Nosotros, tal vez, queremos ser prácticos, y como dicen los franceses, no confundir la presa con su sombra. En otras palabras pedimos que esos archivos se hagan público, no por las razones de estas instituciones, sino únicamente por  las ideas que existen en ellas. Porque entre las ideas y los hechos es universal y flagrante del sabio Tello

Dallas, Mayo de 2014.