Ciudad de Huarochirí esclavas de Chvin Ciudad una flor

Distrito de Huarochirí, Perú

Huarochirí es una ciudad con carácter, de hecho le sigue solo a la sagrada capital incaica del Cuzco en su influencia sobre el imagen mundial de la cultura andina, y sobre tan jubilosa historia o exaltado prestigio como las montañas del Nevado Pariakaka.

 

 

DISTRITO DE HUAROCHIRÍ

Cuando se habla de Huarochirí uno puede estar refiriéndose a la gran provincia, o al distrito o bien a la ciudad de Huarochirí. Hay tanto que decir y hablaremos solo de la ciudad de Huarochirí, porque posee una cultura milenaria, una historia deslumbrante, llena de tradiciones, mitos y leyendas, que parecen renacer cada vez que un libro es publicado sobre Huarochirí. Lo que lo resalta es el folklore, es diverso y bello, puede equiparse con cualquier otra manifestación del territorio peruano que, por cierto, es rico en sus múltiples demonstraciones de arte, danza y música.

El distrito de Huarochirí posee un paisaje bellísimo cerca del nevado Pariakaka, por donde se desplaza un tramo del camino que unía Pachacamac, Jauja y Cusco. La limpidez de su cielo azul ha sido mudo testigo del tránsito por esta ruta principal que unía, hasta mediados del siglo XX, la ciudad virreinal Lima con el Cusco de la manera más estratégica. Fue a lo largo de esta ruta que Huarochirí le sigue solo al Cuzco en su influencia sobre la imagen mundial de la cultura andina. Esta herencia se hizo famosa y conocida durante los dos últimos siglos, fue accesible a investigadores y escritores extranjeros. El Manuscrito de Huarochirí está presente como ayer y constituye el testimonio más importante sobre la cultura andina y la visión indígena de la conquista de Perú que nos han transmitido durante la época colonial.

Ciertamente es una ciudad tan histórico que ofrece al visitante disfrutar de la emoción natural y del aire libre, en un entorno de bellos paisajes naturales con los testimonios de los tiempos incaica, admirar la riqueza de su iglesia, plaza y plazuela coloniales, sobrecogerse de la presencia de los sonidos de los ayllus en las comunidades campesinas, disfrutar del amanecer fresco y bello en las alturas de “Chancuya” o “Kirwanka”, sentir y vivir las culturas vivas de las comunidades huarochiranas o experimentar el sabor de la aroma de una sabrosa “pachamanca” con el famoso queso fresco, o del delicioso caldo de res. Sobre todo, su atmosfera origina en quienes la respiran vivencias de profunda fascinación. De paso se puede visitar a los distritos adyacentes de la región como Santiago de Anchucaya, San Pedro de Huancayre, Sam Lorenzo de Quinte y Sangallaya.

Huarochirí se encuentra ubicado en una fértil falda, al oeste de las aguas del rio Mala y del nevado de los picos del Pariakaka. La ciudad está divida en dos varios describiendo su ubicación, varios altos y barrios bajos, y caminar por sus calles de norte a sur y de este a oeste es disfrutar sus paisajes entre el presente y el pasado. La mayoría de las calles que conservan su trazo original, pero hoy dichas calles están chalados con piedra de colores tallado similar al del Cuzco. Bajo la acción de estas circunstancias Huarochirí, en el itinerario de su larga historia, adquirió personalidad clásico y cobro importancia durante el coloniaje.

La educación en el distrito de Huarochirí, en sí mismo, contiene una escuela de primaria “Julio C. Tello”, un colegio de secundaria “Colegio Santa Cruz”, y un “Instituto Superior Julio C. Tello”. En estos centros educativos es donde reciben desde niños, jóvenes hasta adultos una educación que desarrollan sus conocimientos y los preparan para un futuro mejor. La gestión educativa del distrito depende orgánicamente de la Dirección Regional de Educación Lima Provincia, que Huarochirí está bajo la administración de URGEL 15.

Los Atractivos:

Los atractivos de la ciudad de Huarochirí muestran su definida personalidad de muy diversas maneras. Lo arquitectónica es una de ellas, ya que la ciudad, enteramente fabricada de adobe, se halla marcada por una serie de rasgos peculiares. En centro histórico, en gran parte conservada su arquitectura original, y es donde se destaca la Iglesia Santa María de Huarochirí, una muestra del barraco colonial, construido sobre una huaca. Pero no se puede olvidar otros monumentos en la Plaza Principal y la Plazuela Sucre.

La plaza principal, no se puede olvidar de ver el monumento a Julio C. Tello. Lo más espectacular son los adornos pre incaicos, con una influencia de la cultura de “Chavín de Huántar”, como Cabezas Clavas incrustadas en la pared norte, los Leones en el centro sur y el Lanzón se encuentran apropiadamente en los jardines verdes. “La plaza Julio C. Tello no solo es el centro neurológico de la ciudad sino que es una de las más conocida en la zona sur, sin duda su belleza lo justifica”. Tal vez la conclusión más poderosa que emerge de esta plaza, brotan de la memoria de nuestra infancia, que fue y es un lugar principal para los actos cívicos y folclóricos durante las festividades tradicionales.

La Plazuela Sucre donde se puede ver los monumentos a “Dos Héroes” de la libertad, uno por norte, el Obelisco a Jorge Washington, y otro por el sur de América, el Gran Marisca don José de Sucre. Hoy totalmente restaurado. Durante años, seguía siendo el punto más importante de la ciudad, donde los visitantes, comerciantes y compradores se congregan para hacer transacciones y disfrutar del ambiente. Es el símbolo del patriotismo peruano, con un perfil distintivo de un pueblo andino. Desde la plazuela se puede admirar las Torres de la Iglesia principal, y al oeste se encuentra las montañas del nevado Pariakaka. El arte de esta plazuela es austero, pero patriótico.

Las fiestas tradicionales:

Las fiestas tradicionales más importantes de Huarochirí son: La festividad de Santa Rosa de Lima, siempre esta relacionados con la danza de “Las Ingas” y el simulacro de la captura y muerte del Inca Atahualpa. Su origen y su larga tradición comienzan en una presentación que fue difundida en Huarochirí en el año de 1570, durante la fiesta de Corpus Christi. Los danzantes comenzaron cantar y bailar en ese preciso día. El lado mágico de esta danza proviene de los nobles del Cuzco que se denominaban “Los Ingas”. Las canciones, los sacerdotes españoles en el momento lo adaptaron para predicar y catarle al Señor Jesucristo. No sabemos exactamente cuando esta danza fue cambiada a “Las Ingas”, quizás porque las bailarinas son mujeres representando a las ñustas de aquella época. Las Curcuchas es otra danza de la ciudad y de la región que se despliega durante los Carnavales, donde su popularidad se va extendiendo a graves de los 32 distritos y ya llega hasta la ciudad de Lima.

La economía principal es:

Su economía está basada principalmente de la ganadería con la producción del famoso queso y de la agricultura de papas, ocas, maíz y otros tubérculos que son cultivados para el consumo local. Pero en realidad, tenemos una verdadera despensa de granos en las chacras andinas, solo se espera que la modernización llegue, para experimentar el crecimiento sostenido en la agricultura en ese clima vital, que se resolverán problemas de carácter alimenticio y quizás de empleo.

© Pedro Pablo Inga Huaringa